Aceite de colza: usos y propiedades

El aceite de colza es un aceite vegetal que se obtiene a través de la semilla de la colza. Destaca entre otros aceites porque tiene un color parduzco y porque su textura es muy viscosa. Es uno de los grandes desconocidos en el mundo de los aceites pero por fortuna cada vez son más los consumidores y restaurantes que descubren en él un ingrediente saludable y de gran calidad.

Usos habituales del aceite de colza

El aceite de colza es un alimento que se puede usar con total tranquilidad para el consumo humano gracias a sus interesantes propiedades y beneficios para la salud. A pesar de ello no es nada frecuente encontrarlo en cualquier supermercado, aunque está accesible en numerosas tiendas online.

El aceite de colza se usa en la cocina tanto para aliñar como para cocinar. Esto es debido a que tiene un sabor muy neutro que apenas altera el gusto o el sabor de los platos pero sin embargo confiere una textura muy interesante. También es un aceite muy estable, algo que ayuda especialmente en el cocinado.

El aceite de colza también lo podemos encontrar en numerosos alimentos precocinados que podemos adquirir en nuestra dieta habitual, ya que es un aceite muy bueno en el procesamiento de alimentos y las empresas alimenticias lo usan con frecuencia.

Propiedades del aceite de colza

Al igual que cualquier otro aceite, el aceite de colza aporta al organismo principalmente grasas. A pesar de ello cuenta con otras propiedades muy interesantes que resultan muy beneficiosas para la salud. Las más importantes son las siguientes:

Elevado contenido en ácido linolénico: una de las propiedades más interesantes del aceite de colza es que tiene un aporte muy importante de ácido linolénico, también conocido como Omega 3. Es considerado el aceite vegetal con más Omega 3 que existe y por tanto su consumo está muy recomendado, ya que el organismo no lo produce de forma natural y sin embargo lo necesitamos para la actividad cerebral o la salud cardiovascular. En recetas con chía, nueces o pescado azul se potencia aún más el aporte de Omega 3.

Contiene ácido oleico: al igual que otros aceites como el aceite de oliva, el aceite de colza aporta al organismo el ácido oleico. Este ácido graso resulta muy saludable y tras el aceite de oliva es el aceite con mayor presencia de esta sustancia.

Abundante vitamina E: la vitamina E es un antioxidante muy potente que por un lado, permite que el aceite se conserve en buen estado durante mucho tiempo evitando su oxidación y por otro, evita el envejecimiento celular en nuestro organismo.

Grasas monoinsaturadas: debido al intenso proceso de refinamiento que tiene el aceite de colza se eliminan todas las grasas perjudiciales para la salud y se quedan únicamente aquellas que tienen propiedades cardiosaludables, como son las grasas monoinsaturadas.

Entonces, ¿por qué tiene mala fama el aceite de colza?

La mala fama que pueda tener el aceite de colza en la actualidad deriva de la intoxicación masiva que se produjo a principios de los 80 cuando unas partidas de aceite de colza tóxico no apto para el consumo humano se vendió como apto. Esto provocó que cientos de afectados desarrollaran enfermedades respiratorias o derivadas y supuso un revuelo mediático sin precedentes en el sector alimentario. El aceite contenía pesticidas y otros productos tóxicos.

A pesar de que eso no tiene nada que ver con el aceite de colza apto para el consumo humano y perfectamente comestible que podemos adquirir en cualquier establecimiento, lo cierto es que sigue suponiendo un lastre para su reputación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *