Aceite de menta: solución a los malos olores y otros beneficios saludables

La planta de la que se extrae la menta es una hierba imperecedera que se conoce y valora desde la antigüedad. Su nombre científico es Mentha Piperita y es original de Europa y Oriente Medio, pero hoy en día está en todos los lugares del planeta. A lo largo de la historia, se ha conocido la menta como una planta que sirve para muchas cosas, entre ellas, el aceite de menta, un aceite vegetal que contiene unos componentes que a día de hoy sirven para realizar cosméticos, utilizarlos en ámbitos de cocina y para la salud.

aceite de menta

Procedencia del aceite de menta

Esta planta nace del cruce entre dos plantas: una de ellas es la menta verde, más conocida como hierbabuena y la menta acuática. El aceite de menta es el que viene de la planta antes de que salgan las flores. Esta es la razón por la que el aceite es mucho más concentrado que en otros aceites.

Uno de los ingredientes más importantes de este aceite es el mentol. Sirve para realizar jabones siempre que se quiera añadir un extra de frescor y naturalidad.

El aceite de menta se conoce por su efecto en el alivio de malestares estomacales y también para proporcionar una respiración consciente y rica en salud. Algo que perjudica a este aceite es que, en muchos casos, la industria añade sustancias que contaminan el medioambiente y de relleno, además del mencionado aceite. Esto hace que el aceite sea de peor calidad y se pierdan los poderes que tiene en un principio.

Propiedades del aceite de menta

El aceite de menta, como ya hemos visto, tiene multitud de acciones sobre nuestro cuerpo relacionadas con la medicina:

Desinfectante: los tratamientos relacionados con el aceite de menta y su propiedad desinfectante los podemos encontrar en tratamientos para tratar el acné. Actúa para regular la grasa en la piel.

Antibacteriana: protege de las bacterias ocasionadas en la piel por la contaminación o enfermedades leves. También es antifúngica, ya que la molécula se une a los grupos específicos de las proteínas de la membrana que posee la bacteria. Esto hace que se altere la permeabilidad y tenga efectos positivos en la piel.

– Los remedios del aceite de menta para las migrañas, malestar estomacal, náuseas y mareos están entre los más beneficiosos para la salud.

Beneficios del aceite de menta

El aceite de menta tiene una gran variedad de beneficios para la salud y hay muchas maneras de utilizarlo. A este aceite se le caracteriza como aceite caliente, ya que al echarlo hace que sintamos una sensación de calor al entrar en contacto con la piel.

Para utilizarlo de la manera correcta es mejor diluido. Si se quiere usar sin diluir se debe hacer la prueba con una gota pequeña y ver la reacción que tiene la piel a esta sustancia. A la hora de echarlo y ver que hay alguna alteración, se debe diluir. Algunos de los beneficios más característicos del aceite de menta son:

Ayuda a aliviar la piel después de estar al sol de manera continuada. Para ello, una buena idea sería echarle algunas gotitas de aceite de menta al aloe vera y masajear la piel expuesta al sol.

– Aparte de tener un uso en la piel y en el cuerpo humano, es muy interesante utilizarlo para mejorar el olor de algunas prendas o incluso alfombras.

– Muchas personas sufren halitosis, es una de las ventajas del aceite de menta poner unas gotitas en la lengua para refrescar y mejorar el aliento.

– Cuando el cuero cabelludo se escama o se producen rojeces es muy positivo añadir unas cuatro gotas de aceite de menta y masajear despacio la zona durante unos cinco minutos. Es una manera de hidratarlo muy beneficiosa para esta parte del cuerpo olvidada.

– Muchas habitaciones cerradas o a causa del clima en el que se encuentren, adquieren un olor muy desagradable a humedad. Este aceite es específico para aromatizarlas y que vuelvan a su olor original.

– A la hora de la cocina también puede aportar a los pasteles un buen sabor y a la vez especial. Son cada vez más los restaurantes que la incorporan en su día a día.

– Ayuda a realizar la digestión. Se pueden añadir las gotitas a lo que tomes al final de cada comida, ya sea café, leche o un té. Aunque funciona mejor con este último.

Utilización del aceite de menta

Algunos usos del aceite de menta ya los conocemos y son con fines cosméticos, como el poder desodorante que tiene, gracias a la erradicación de olores de una manera natural.

Por otro lado, también tiene la propiedad de regular la grasa en la piel, es decir, para personas que tengan problemas de acné y celulitis viene muy bien. Es necesario resaltar el poder que tiene este aceite a minimizar la pérdida de pelo si se realizan masajes con él de manera asidua.

A continuación, vamos a ver algunos usos que no son tan conocidos pero que también debemos conocer de este aceite tan beneficioso:

Aromatización natural de nuestro hogar sin necesidad de ambientadores nocivos para los pulmones.

– Actúa en contra de los piojos.

– Repele insectos.

– A la hora de la limpieza de la casa es muy recomendable echar unas gotas en el cubo de la fregona para que se consiga ese aroma refrescante que le da este aceite a nuestro hogar. Debido al poder antibacteriano de este aceite se producirá una desinfección y un aroma muy placentero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *