Aceite de parafina: origen y propiedades

El aceite de parafina es un hidrocarburo que procede del petróleo y que en la actualidad se usa en diferentes sectores económicos como pueden ser la cosmética, la medicina o la agricultura. También se conoce con el nombre de queroseno o parafina líquida y su uso está ampliamente extendido en multitud de productos a los que tenemos acceso cada día.

Aceite de parafina

Propiedades del aceite de parafina

Algunas de las propiedades más llamativas del aceite de parafina son las siguientes:

  • Inodoro: el aceite de parafina no tiene olor y por tanto es usado para añadirle perfumes o aromas en el mundo de la cosmética.
  • Transparente: el aceite de parafina es un elemento transparente al 100% a pesar de que en su estado sólido pueda parecer que es de color blanquecino.
  • Textura aceitosa: es un producto con un elevado nivel de viscosidad, motivo por el cual se incluye en la categoría de aceites.
  • Sin sabor: el aceite de parafina como ingrediente no ofrece ningún tipo de sabor aunque es apreciado por su textura.

Usos medicinales del aceite de parafina

En el ámbito de la medicina el aceite de parafina es muy utilizado por ser de utilidad como:

  • Relajante: el aceite de parafina cuenta con interesantes propiedades relajantes y por ello es muy utilizado como tratamiento en terapias de contracturas y dolores musculares así como en lesiones y torceduras de menor envergadura.
  • Laxante: el aceite de parafina es usado en la medicina para el tratamiento de diversos problemas intestinales y para combatir afecciones como el color irritable, las hemorroides o en casos de estreñimiento. Para este tipo de usos es posible encontrarlo como suplemento alimenticio en herboristerías y parafarmacias.
  • Vasodilatador: al tratarse de un aceite que emana calor en su estado líquido ayuda a promover la circulación sanguínea en el organismo a través de una potente función vasodilatadora.

Usos cosméticos del aceite de parafina

En el mundo de la cosmética y la belleza el aceite de parafina se suele usar gracias a propiedades como:

  • Hidratación: el aceite de parafina tiene un poder hidratante muy potente y por ello se usa como compuesto en cremas y bálsamos hidratantes para la piel. Concretamente este compuesto es muy utilizado en las cremas para el rostro debido a que actúa con rapidez devolviendo a la piel cualidades como la suavidad o la firmeza.
  • Cuidado de las uñas: el cuidado de las uñas es una de las aplicaciones más comunes del aceite de parafina en el mundo de la cosmética. Esto es así porque al tener unas propiedades hidratantes tan fuertes penetra con facilidad en las uñas eliminando las células muertas y devolviéndoles un aspecto natural y saludable.
  • Acción reparadora: tanto a nivel de manos como de uñas o de cualquier otra zona del cuerpo, el aceite de parafina ha demostrado ser muy beneficioso reparando zonas dañadas y deterioradas por el roce, el trabajo o las condiciones climatológicas adversas.
  • Anti grietas: para pies y manos agrietadas el aceite de parafina es quizás un compuesto indispensable. Está presente en la gran mayoría de cremas hidratantes y reparadoras para cerrar las grietas que aparecen en la piel y que son difíciles de cerrar cuando se está de forma permanente en entornos hostiles para la dermis. Es útil incluso en las grietas más profundas.

Como se puede apreciar, el aceite de parafina tiene un buen número de propiedades y utilidades tanto a nivel medicinal como a nivel cosmético. Esto le ha permitido convertirse en un ingrediente muy necesario en todo tipo de ungüentos, cremas y bálsamos tanto antiinflamatorios como hidratantes. A pesar de su origen artificial es un elemento útil y beneficioso para el organismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *