Aceite de pescado: origen y propiedades

El aceite de pescado es sin duda uno de los más relevantes en los últimos años debido a que sus efectos sobre la salud y el organismo se han ido haciendo cada vez más populares. El aceite de pescado se obtiene a partir del tejido de especies marinas ricas en ácidos grasos Omega 3 como son las anchoas, la trucha, el arenque, el esturión, el atún, el salmón o la calla entre otros muchos.

Estos peces son seleccionados porque de media proporcionan al menos 1 gramo de Omega 3 por cada 100 gramos de pescado y por ello el aceite que se extrae de los mismos es útil como suplemento alimenticio.

Propiedades y beneficios del aceite de pescado

Entre los principales beneficios del aceite de pescado destacan por su importancia para la salud los que se muestran a continuación:

Mejora la salud cardiovascular

Los ácidos grasos del aceite de pescado reducen los niveles de grasas perjudiciales en sangre reduciendo los niveles del conocido como colesterol malo. Por tanto reduce el riesgo de enfermedades del corazón al regular el ritmo cardíaco y evitando obstrucciones a nivel arterial.

Cuidado de la piel

El aceite de pescado aplicado sobre la piel ayuda a mantener la función de la dermis en mejor estado bloqueando posibles afecciones que pueden dañarla como la psoriasis, eczemas o erupciones cutáneas. Esto es así porque bloque la liberación de encimas creadas por la exposición solar y los perjuicios que ello genera.

Poder anti alergias

El aceite de pescado refuerza el sistema inmune ayudando a evitar los efectos que agentes patógenos que causan alergia en el individuo pueden ocasionar. Además al tener propiedades antiinflamatorias evita la hinchazón de la nariz y permite respirar mejor.

Salud cerebral

El aceite de pescado es muy recomendado para aquellas personas que desean mejorar su salud cerebral para prevenir males como la demencia o el alzhéimer. La ingesta a largo plazo del aceite de pescado ha demostrado que ayuda a lograr un equilibrio en la dopamina y la serotonina, dos de las hormonas que se encargan de regular la actividad cerebral.

Salud ocular

Uno de los beneficios más interesantes del aceite de pescado está relacionado con la salud ocular. Personas que padecen del síndrome del ojo seco o cataratas suelen usarlo para evitar un deterioro mayor del que padecen e incluso para revertir la situación. Ingiriendo aceite de pescado cada día estamos contribuyendo a mantener la salud ocular.

Salud ósea

Está demostrado por numerosos estudios científicos que el aceite de pescado está consiguiendo interesantes resultados en pacientes con problemas relacionados con los huesos, concretamente en pacientes con osteoporosis. La ingesta habitual de aceite de pescado parece estar detrás de la mejora de los huesos revirtiendo incluso el daño causado tiempo atrás por la propia enfermedad.

Previene la ansiedad y la depresión

El aceite de pescado es una sustancia muy rica en ácidos grasos Omega 3, una sustancia que además de prevenir enfermedades neurológicas como el alzhéimer o el párkinson ha demostrado ser muy útil para combatir cuadros clínicos de ansiedad y depresión.

Las personas que llevan un ritmo de vida estresante terminan generando cuadros de ansiedad en los que el insomnio, el nerviosismo y el empeoramiento de las relaciones sociales se convierten en protagonistas. Por fortuna el consumo habitual de suplementos como el aceite de pescado contribuye a eliminar estos síntomas y a recuperar la normalidad. Por ello no es nada extraño que se utilice como complemento a la medicación en este tipo de situaciones.

Estos son algunos de los beneficios más importantes del aceite de pescado, pero sin duda existen muchos más que hacen de este suplemento un elemento fundamental en la dieta de cualquier persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *