Aceites Vegetales

Aceite de resina: propiedades y usos más interesantes

El conocido como aceite de resina es un tipo de aceite vegetal que destaca porque su elevada composición es, en más de un 70 por ciento, ácidos ricinoleicos que están detrás de las interesantes propiedades del aceite de resina o ricino.

Para obtener este aceite usado desde hace milenios es necesario usar la planta de ricino, una planta con origen en el cuerno de África pero que a día de hoy podemos encontrar en casi todo tipo de climas, pero no soportan los climas con nevadas y heladas frecuentes. Es una planta que resulta tóxica si no se usa adecuadamente, todo lo contrario que su aceite de interesantes propiedades nutritivas.

Propiedades del aceite de resina

Entre las propiedades más destacables del aceite de resina es interesante resaltar la elevada presencia de Omega 9 o ácido ricinoléico, de grandes beneficios para la salud. Además, cuenta con una importante concentración de vitamina E y propiedades antibacterianas y antifúngicas.

También es muy importante reseñar la presencia de tocoferoles, que junto a su textura suave y de fácil absorción lo convierten en un aceite muy interesante para el cuidado de la piel. Otras propiedades, como la capacidad de mejorar la circulación allí donde se aplica o la capacidad de eliminar y absorber toxinas del organismo también resultan muy beneficiosas.

Usos del aceite de resina

Entre los usos más habituales del aceite de resina destacan por su importancia los que se muestran a continuación:

Tratamiento de callosidades

El aceite de resina ha demostrado ser muy útil para eliminar y hacer desaparecer los molestos callos de los pies. Aplicándolo sobre la zona a tratar y cubriéndolo con un apósito en repetidas ocasiones se consigue reducir o eliminar el callo.

Para la artritis

Para aliviar los dolores causados por la artritis a través de masajes y frotaciones con paños.

Hacer desaparecer lunares

Combinado con otros ingredientes como el bicarbonato de sodio, el aceite de resina puede ayudar a hacer desaparecer lunares de la piel. Al igual que con los callos, tan solo hay que aplicar sobre la zona a tratar, cubrir con tiritas y repetir la operación de forma continuada hasta que el lunar se caiga solo.

Tratamientos de pestañas

Está demostrado que aplicar el aceite de resina antes de ir a dormir contribuye a lograr unas pestañas más pobladas y más largas y es quizás uno de sus usos más conocidos. De igual forma se puede usar para fortalecer las cejas y contribuir a su crecimiento y definición.

Tratamientos capilares

Es muy interesante el uso como elemento para nutrir y fortalecer el cabello aportando la hidratación necesaria para aumentar su grosor y su volumen a la vez que contribuye a eliminar la aparición de caspa. Además, se suele usar en casos de alopecia para detener su avance.

Anti ojeras

No son pocas las ocasiones en las que el ritmo de vida que llevamos y la falta de descanso provocan la aparición de ojeras en nuestro rostro. Aplicar una gota de aceite de resina debajo de los ojos y realizar un masaje suave en la zona puede ser determinante para hacerlas desaparecer.

Para uñas débiles

Impregnar las uñas de aceite de resina con la ayuda de un algodón ayuda a fortalecerlas evitando su rotura y dándole un aspecto más saludable. Esto es posible gracias a la presencia de vitamina E, de gran importancia para el cuidado de las uñas.

Como se puede apreciar son muchos los usos que podemos dar al aceite de resina, y es que sus interesantes propiedades lo convierten en el aliado perfecto en multitud de tratamientos diferentes.

Aceite de trufa negra: propiedades y usos más interesantes

El aceite de trufa negra es uno de los tipos de aceite de más reciente creación en el mundo culinario y a nivel casero lo cierto es que no se recomienda elaborarlo debido a la complejidad que supone. A día de hoy, los aceites de trufa negra que podemos encontrar tienen una base de aceites de oliva o de uva aderezados con aromas de la trufa negra.

Gracias a ello el aceite logra asumir gran parte del olor, el sabor y las propiedades de la trufa negra permitiendo que el sabor a trufa negra sea más accesible para todo tipo de comensales, ya que la trufa negra es un hongo con un precio realmente elevado para muchos bolsillos.

La elaboración del aceite de trufa negra

Los aceites de trufa negra que podemos adquirir en establecimientos están elaborados siguiendo procesos industrializados, pero también es posible elaborar tu propio aceite de trufa negra en la comodidad del hogar.

Para ello tan solo hay que utilizar un frasco hermético de vidrio en el que se introduce un poco de aceite de oliva virgen extra y unos veinte gramos de ralladura de trufa negra. Se introduce en el frigorífico durante doce horas, pero moviendo la mezcla cuando haya pasado la mitad del tiempo de elaboración, es decir, a las seis horas.

Propiedades del aceite de trufa negra

El aceite de trufa negra cuenta con unas interesantes propiedades nutritivas entre las que cabe destacar las siguientes:

Reduce el colesterol

Gracias a la elevada cantidad de vitamina E, el aceite de trufa negra resulta útil luchando contra el conocido como “colesterol malo”.

Fortalece el sistema óseo

El aceite de trufa negra contribuye a favorecer la absorción por parte del organismo de minerales necesarios para el fortalecimiento del sistema óseo como el fósforo y el calcio.

Digestiones suaves

El aceite de trufa negra contribuye a realizar digestiones suaves evitando la aparición de síntomas molestos como la acidez gástrica o los ardores.

Usos frecuentes del aceite de trufa negra

Si has llegado hasta aquí es porque sientes curiosidad por saber para qué se usa el aceite de trufa negra. Algunos de los usos más frecuentes son los siguientes:

A nivel gastronómico

El objetivo de la creación del aceite de trufa negra no es otro que introducir matices de este hongo en todo tipo de platos de una forma económica y saludable.

Usos cosméticos

El aceite de trufa negra también está siendo utilizado por algunas marcas cosméticas en algunos de sus productos más exitosos, como pueden ser los champuses, las cremas hidratantes o las cremas rejuvenecedoras antiarrugas. Y es que la trufa cuenta con propiedades reconstituyentes de la piel e hidratantes del cabello, por lo que uso en cosmética está totalmente justificado.

Fertilidad

El aceite de trufa negra es utilizado como alimento que contribuye a incrementar la fertilidad, puesto que a la trufa negra siempre se la ha asociado con la fertilidad desde la antigüedad. Hay quienes afirman que facilita a la mujer quedarse embarazada si se consume de forma más o menos habitual dentro de una dieta variada y rica en frutas y verduras.

Como tratamiento para la piel

Un masaje de aceite de trufa negra logra transmitir a la piel las interesantes propiedades del aceite de oliva y las propiedades antioxidantes de la trufa negra, a la que se considera como un bótox natural. Al favorecer la producción de colágeno y la regeneración celular ayuda a eliminar manchas de la piel logrando un aspecto más joven en el rostro.

El aceite de trufa negra, un elemento fundamental en las cocinas y en la cosmética.

Aceite de moringa: beneficios y usos más comunes

El aceite de moringa se extrae de un árbol de origen indio del mismo nombre y por lo tanto es un aceite vegetal. A día de hoy la moringa se cultiva en multitud de países con clima tropical y además de extraer su aceite, denso y de color verduzco, se usan otros elementos del mismo (flores, hojas…) gracias a su valor en todo tipo de tratamientos terapéuticos.

¿De dónde se extrae el aceite de moringa?

Para conseguir el preciado aceite de moringa es necesario que el árbol crezca y comience a dar frutos, unas vainas alargadas que crecen en todas sus ramas y que se pueden extraer con gran facilidad. Una vez recolectada las vainas, el aceite de moringa se extrae tras realizar un procedimiento de presión en frío en las semillas que su interior.

Principales beneficios del aceite de moringa

El aceite de moringa es especialmente interesante por el elevado poder nutritivo que tiene para la piel de las personas. Los ácidos grasos esenciales del aceite de moringa y el poder antioxidante que le da la elevada concentración en vitamina E permite cuidar la piel y combatir eficazmente los síntomas del envejecimiento de forma natural.

Además, el aceite de moringa cuenta con una elevada cantidad de Omega 3 y de vitaminas C y A, por lo que su poder nutritivo y sus beneficios para la salud están fuera de toda duda. En conjunto, el aceite de moringa es hidratante, antioxidante, nutritivo, antiacné y antiséptico, lo que le ha llevado a convertirse en uno de los aceites más demandados.

Usos del aceite de moringa

El aceite de moringa se puede usar de múltiples formas, pero quizás las más habituales son en la elaboración de bálsamos, lociones para el cabello y la piel o en jabones caseros. De forma habitual el aceite de moringa se usa como:

Cicatrizante

El aceite de moringa ha demostrado ser eficaz en la cicatrización de marcas de acné pero también de pequeños cortes en la piel o de quemaduras, evitando la aparición de marcas.

Regenerador de la piel

El aceite de moringa es muy utilizado como cosmético natural para lograr una piel uniforme sin manchas ni marcas, algo que consigue gracias a la acción que tiene incrementando la velocidad a la que se regeneran las células de la piel.

Infecciones e inflamaciones de la piel

El poder antiinflamatorio del aceite de moringa y la capacidad de limpieza que tiene si se utiliza de forma correcta lo convierte en el producto ideal para luchar contra puntos negros, el acné y todo tipo de pequeñas inflamaciones e imperfecciones en la piel.

Antiarrugas

Las propiedades antioxidantes del aceite de moringa son muy interesantes para luchar contra las arrugas y líneas de expresión del rostro así como para prevenir su aparición. Usado de forma habitual ayuda a mantener una piel tersa, suave, hidratada y nutrida que retrasa y disminuye la aparición de estos signos de la edad.

Cuidado del cabello

Quizá es el uso más habitual del aceite de moringa, y es que ayuda a conseguir un pelo sano y cuidado tras su aplicación. Consigue incrementar la suavidad y el brillo del cabello, nutre e hidrata desde la raíz a las puntas eliminando las puntas abiertas y repara el daño causado por un uso excesivo de tintes o de planchas y secadores.

Como se puede apreciar, el aceite de moringa cuenta con interesantes propiedades nutritivas así como de multitud de aplicaciones y usos en el ámbito doméstico. Un aceite milenario de la medicina ayurveda que está triunfando en todo el mundo gracias a su eficacia.

Aceite de colza: usos y propiedades

El aceite de colza es un aceite vegetal que se obtiene a través de la semilla de la colza. Destaca entre otros aceites porque tiene un color parduzco y porque su textura es muy viscosa. Es uno de los grandes desconocidos en el mundo de los aceites pero por fortuna cada vez son más los consumidores y restaurantes que descubren en él un ingrediente saludable y de gran calidad.

Usos habituales del aceite de colza

El aceite de colza es un alimento que se puede usar con total tranquilidad para el consumo humano gracias a sus interesantes propiedades y beneficios para la salud. A pesar de ello no es nada frecuente encontrarlo en cualquier supermercado, aunque está accesible en numerosas tiendas online.

El aceite de colza se usa en la cocina tanto para aliñar como para cocinar. Esto es debido a que tiene un sabor muy neutro que apenas altera el gusto o el sabor de los platos pero sin embargo confiere una textura muy interesante. También es un aceite muy estable, algo que ayuda especialmente en el cocinado.

El aceite de colza también lo podemos encontrar en numerosos alimentos precocinados que podemos adquirir en nuestra dieta habitual, ya que es un aceite muy bueno en el procesamiento de alimentos y las empresas alimenticias lo usan con frecuencia.

Propiedades del aceite de colza

Al igual que cualquier otro aceite, el aceite de colza aporta al organismo principalmente grasas. A pesar de ello cuenta con otras propiedades muy interesantes que resultan muy beneficiosas para la salud. Las más importantes son las siguientes:

Elevado contenido en ácido linolénico: una de las propiedades más interesantes del aceite de colza es que tiene un aporte muy importante de ácido linolénico, también conocido como Omega 3. Es considerado el aceite vegetal con más Omega 3 que existe y por tanto su consumo está muy recomendado, ya que el organismo no lo produce de forma natural y sin embargo lo necesitamos para la actividad cerebral o la salud cardiovascular. En recetas con chía, nueces o pescado azul se potencia aún más el aporte de Omega 3.

Contiene ácido oleico: al igual que otros aceites como el aceite de oliva, el aceite de colza aporta al organismo el ácido oleico. Este ácido graso resulta muy saludable y tras el aceite de oliva es el aceite con mayor presencia de esta sustancia.

Abundante vitamina E: la vitamina E es un antioxidante muy potente que por un lado, permite que el aceite se conserve en buen estado durante mucho tiempo evitando su oxidación y por otro, evita el envejecimiento celular en nuestro organismo.

Grasas monoinsaturadas: debido al intenso proceso de refinamiento que tiene el aceite de colza se eliminan todas las grasas perjudiciales para la salud y se quedan únicamente aquellas que tienen propiedades cardiosaludables, como son las grasas monoinsaturadas.

Entonces, ¿por qué tiene mala fama el aceite de colza?

La mala fama que pueda tener el aceite de colza en la actualidad deriva de la intoxicación masiva que se produjo a principios de los 80 cuando unas partidas de aceite de colza tóxico no apto para el consumo humano se vendió como apto. Esto provocó que cientos de afectados desarrollaran enfermedades respiratorias o derivadas y supuso un revuelo mediático sin precedentes en el sector alimentario. El aceite contenía pesticidas y otros productos tóxicos.

A pesar de que eso no tiene nada que ver con el aceite de colza apto para el consumo humano y perfectamente comestible que podemos adquirir en cualquier establecimiento, lo cierto es que sigue suponiendo un lastre para su reputación.

Aceite de parafina: origen y propiedades

El aceite de parafina es un hidrocarburo que procede del petróleo y que en la actualidad se usa en diferentes sectores económicos como pueden ser la cosmética, la medicina o la agricultura. También se conoce con el nombre de queroseno o parafina líquida y su uso está ampliamente extendido en multitud de productos a los que tenemos acceso cada día.

Aceite de parafina

Propiedades del aceite de parafina

Algunas de las propiedades más llamativas del aceite de parafina son las siguientes:

  • Inodoro: el aceite de parafina no tiene olor y por tanto es usado para añadirle perfumes o aromas en el mundo de la cosmética.
  • Transparente: el aceite de parafina es un elemento transparente al 100% a pesar de que en su estado sólido pueda parecer que es de color blanquecino.
  • Textura aceitosa: es un producto con un elevado nivel de viscosidad, motivo por el cual se incluye en la categoría de aceites.
  • Sin sabor: el aceite de parafina como ingrediente no ofrece ningún tipo de sabor aunque es apreciado por su textura.

Usos medicinales del aceite de parafina

En el ámbito de la medicina el aceite de parafina es muy utilizado por ser de utilidad como:

  • Relajante: el aceite de parafina cuenta con interesantes propiedades relajantes y por ello es muy utilizado como tratamiento en terapias de contracturas y dolores musculares así como en lesiones y torceduras de menor envergadura.
  • Laxante: el aceite de parafina es usado en la medicina para el tratamiento de diversos problemas intestinales y para combatir afecciones como el color irritable, las hemorroides o en casos de estreñimiento. Para este tipo de usos es posible encontrarlo como suplemento alimenticio en herboristerías y parafarmacias.
  • Vasodilatador: al tratarse de un aceite que emana calor en su estado líquido ayuda a promover la circulación sanguínea en el organismo a través de una potente función vasodilatadora.

Usos cosméticos del aceite de parafina

En el mundo de la cosmética y la belleza el aceite de parafina se suele usar gracias a propiedades como:

  • Hidratación: el aceite de parafina tiene un poder hidratante muy potente y por ello se usa como compuesto en cremas y bálsamos hidratantes para la piel. Concretamente este compuesto es muy utilizado en las cremas para el rostro debido a que actúa con rapidez devolviendo a la piel cualidades como la suavidad o la firmeza.
  • Cuidado de las uñas: el cuidado de las uñas es una de las aplicaciones más comunes del aceite de parafina en el mundo de la cosmética. Esto es así porque al tener unas propiedades hidratantes tan fuertes penetra con facilidad en las uñas eliminando las células muertas y devolviéndoles un aspecto natural y saludable.
  • Acción reparadora: tanto a nivel de manos como de uñas o de cualquier otra zona del cuerpo, el aceite de parafina ha demostrado ser muy beneficioso reparando zonas dañadas y deterioradas por el roce, el trabajo o las condiciones climatológicas adversas.
  • Anti grietas: para pies y manos agrietadas el aceite de parafina es quizás un compuesto indispensable. Está presente en la gran mayoría de cremas hidratantes y reparadoras para cerrar las grietas que aparecen en la piel y que son difíciles de cerrar cuando se está de forma permanente en entornos hostiles para la dermis. Es útil incluso en las grietas más profundas.

Como se puede apreciar, el aceite de parafina tiene un buen número de propiedades y utilidades tanto a nivel medicinal como a nivel cosmético. Esto le ha permitido convertirse en un ingrediente muy necesario en todo tipo de ungüentos, cremas y bálsamos tanto antiinflamatorios como hidratantes. A pesar de su origen artificial es un elemento útil y beneficioso para el organismo.

Aceite de nabina: propiedades y beneficios

El aceite de nabina, o también conocido como aceite de canola o de colza, es un aceite extraído de una planta del género Brassica como es la colza. Esta planta es reconocida por ofrecer un elevado contenido en ácido erúcico, sustancia que en una medida elevada puede resultar tóxica para el organismo de los humanos y seres vivos en general.

aceite de nabina

En cualquier caso el aceite de nabina se obtiene una vez la colza la ha experimentado un proceso de refinado y procesamiento en el que los niveles de toxicidad se reducen al mínimo y por tanto ya no resulta nocivo para la salud, así que se puede consumir con total seguridad.

¿Cómo se obtiene el aceite de nabina?

El aceite de nabina se obtiene gracias a un proceso de elaboración muy distinto de cualquier otro aceite existente en el mercado debido a que cuenta con un procesamiento mucho más intenso.

En primer lugar y una vez extraído y procesado el aceite de las plantas se produce una desodorización del aceite. En este proceso el aceite dañado se elimina y se procede a desodorizar el que está en buen estado para que no quede el mal olor del dañado.

A continuación se expone a altas temperaturas para disminuir la cantidad de grasas polinsaturadas y finaliza con la utilización del disolvente conocido como hexano para lograr extraer finalmente el aceite de nabina útil. En este último proceso se elimina también las grasas trans que tan perjudiciales resultan para la salud cardiovascular.

Propiedades y beneficios del aceite de nabina

El aceite de nabina cuenta con múltiples propiedades tanto a nivel de salud como en su uso en tratamientos cosméticos y de belleza. Algunas de sus propiedades más interesantes son las siguientes:

  • Nivel reducido de grasas saturadas: el aceite de nabina tiene solo entre un 6% y un 8% de grasas saturadas gracias a su elevado procesamiento. Esto le permite tener el porcentaje más bajo entre los aceites existentes en el mercado.
  • Grasas monoinsaturadas: la presencia de grasas monoinsaturadas contribuye a que el consumo de aceite de nabina sea beneficioso tanto para el sistema cardíaco como para el sistema circulatorio.
  • Reduce el colesterol y los triglicéridos: existen estudios que demuestran que el consumo más o menos habitual del aceite de nabina contribuye a reducir los niveles de colesterol en sangre en torno a un 25% y también los triglicéridos.
  • Elevado poder hidratante: el aceite de nabina tiene excelentes propiedades hidratantes especialmente en el rostro y en las partes sensibles del cuerpo.
  • Regeneración capilar: el aceite de nabina tiene propiedades rejuvenecedoras del cabello al activar la circulación sanguínea en los folículos generando un cabello más abundante, saludable y más resistente.
  • Presencia de Omega 3 y 6: al tratarse de un aceite con presencia de ácido erúcico permite un aporte al organismo de ácidos grasos omega 3 y omega 6 tan beneficiosos para el organismo en lugares como el cerebro o el corazón.

Estas son las propiedades más interesantes de este aceite que, aunque a día de hoy sigue siendo un gran desconocido, poco a poco se ha ido ganando un hueco en el mercado. Es muy utilizado y consumido por personas que prefieren aceites vegetales neutros de sabor pero que tengan propiedades beneficiosas para el organismo.

Aunque hace décadas se demonizó este aceite por las intoxicaciones que se produjeron por una contaminación de un aceite de colza, en la actualidad no hay que tener miedo a su consumo puesto que se encuentra perfectamente regulado y los niveles de toxicidad son mínimos gracias a su elaborado proceso de refinamiento.