Aceites Animales

Aceite de oso

El aceite de oso es quizás uno de los aceites de origen animal más antiguos que existen en el mundo. Desde hace milenios este aceite se ha usado en Europa y Asia para múltiples afecciones y problemas y en la actualidad todavía se puede comprar para disfrutar de su buen número de cualidades, especialmente en la cosmética.

Pero, ¿qué es el aceite de oso?

El aceite de oso es una sustancia que se obtiene de un animal del mismo nombre, el oso, cuyas poblaciones se encuentran por toda Europa y América. La obtención de este aceite es posible gracias a la capacidad que tiene este animal de almacenar grasa en su cuerpo, ya que se alimenta solo de 6 a 9 meses al año y el resto del tiempo se alimenta con la grasa acumulada.

Es un aceite espeso y grueso y tienen características muy interesantes y en la actualidad multitud de laboratorios han logrado producir aceite de oso replicando la receta original, así que no se ve afectado ningún animal y los seres humanos disfrutan de los mismos beneficios.

Cómo se obtiene el aceite de oso

El aceite de oso se obtenía tradicionalmente de la grasa de dicho animal. Pero tras los descensos en sus poblaciones en la mayor parte del mundo y la protección que como especie han decretado muchos gobiernos, en la actualidad es una sustancia que fabrican los laboratorios de manera artificial.

Antiguamente se transformaba la grasa de oso en aceite de oso para lograr que se conservara durante mucho más tiempo. En cualquier caso, todavía es posible adquirir aceite de oso proveniente del animal, aunque a precios muy superiores. Se le suele añadir en el proceso de elaboración perfumes de lavanda o de rosa para enmascarar el fuerte olor que desprende.

Usos y propiedades del aceite de oso

Se podrían citar decenas de usos y propiedades del aceite de oso, pero quizás las más interesantes son las que se muestran a continuación:

Uso para el cabello

El aceite de oso ha demostrado ser beneficioso para multitud de tratamientos relacionados con el cabello. Su uso más antiguo es para combatir la calvicie, aunque en la actualidad no existe un consenso científico al respecto. Pero lo que sí está demostrado es que aporta una gran suavidad y brillo al cabello.

Es por ello que se usa habitualmente en tratamientos de acondicionadores de cabello, pero también en tratamientos contra la caspa que necesitan de una dosis intensa.

Uso en la cocina

El aceite de oso también se ha usado en la cocina en multitud de situaciones diferentes. Un uso habitual era para freír otros alimentos, pero lo más común era su uso en la elaboración de pasteles gracias a que aportaba una consistencia muy interesante a la corteza de los pasteles. En la actualidad el uso del aceite de oso en la cocina no es muy común.

Uso en la medicina

El aceite de oso se usa en la composición de multitud de bálsamos y remedios. Ha demostrado ser de gran ayuda para combatir las molestias de tendones y músculos, enfermedades como el reuma o la artritis, esguinces e incluso quemaduras solares. Además se usa para dar masajes terapéuticos.

Repelente de insectos

El aceite de oso se ha usado durante siglos como un repelente de insectos muy popular en los hogares. En la actualidad este uso prácticamente no existe pero todavía queda en el recuerdo de las personas más ancianas que viven en zonas rurales donde anteriormente se podían cazar osos y se usaba el aceite para esta finalidad.

Como combustible

Al igual que otros aceites de origen animal, el aceite de osos se ha usado a lo largo de la historia como combustible para prender lámparas con las que iluminar casas y calles durante la noche. Este aceite produce una llama que apenas emana humo cuando se quema y de ahí su utilidad para iluminar hogares sin que se inhalen humos perjudiciales para la salud. Este es otro uso que ha quedado atrás en el tiempo.

Uso para la piel

El aceite de oso se usa en muchos productos cosméticos para aportar elasticidad a pieles afectadas por el sol o el envejecimiento. Y es que parece que el aceite de oso restaura la firmeza de la piel a la vez que impide la aparición de nuevas arrugas. De esta forma quienes lo usan logran rejuvenecer si se aplica el aceite de oso de manera regular.

Se puede encontrar en cremas antiarrugas, protectores solares y cremas hidratantes, aunque lo habitual es que se trate de aceite de oso de laboratorio debido al elevado coste que supondría usar aceite de oso de origen animal.

¿Sorprendido con la cantidad de usos del aceite de oso? Tan solo queda probarlo y beneficiarse de sus múltiples cualidades a nivel cosmético y de salud.

Aceite de pescado: origen y propiedades

El aceite de pescado es sin duda uno de los más relevantes en los últimos años debido a que sus efectos sobre la salud y el organismo se han ido haciendo cada vez más populares. El aceite de pescado se obtiene a partir del tejido de especies marinas ricas en ácidos grasos Omega 3 como son las anchoas, la trucha, el arenque, el esturión, el atún, el salmón o la calla entre otros muchos.

Estos peces son seleccionados porque de media proporcionan al menos 1 gramo de Omega 3 por cada 100 gramos de pescado y por ello el aceite que se extrae de los mismos es útil como suplemento alimenticio.

Propiedades y beneficios del aceite de pescado

Entre los principales beneficios del aceite de pescado destacan por su importancia para la salud los que se muestran a continuación:

Mejora la salud cardiovascular

Los ácidos grasos del aceite de pescado reducen los niveles de grasas perjudiciales en sangre reduciendo los niveles del conocido como colesterol malo. Por tanto reduce el riesgo de enfermedades del corazón al regular el ritmo cardíaco y evitando obstrucciones a nivel arterial.

Cuidado de la piel

El aceite de pescado aplicado sobre la piel ayuda a mantener la función de la dermis en mejor estado bloqueando posibles afecciones que pueden dañarla como la psoriasis, eczemas o erupciones cutáneas. Esto es así porque bloque la liberación de encimas creadas por la exposición solar y los perjuicios que ello genera.

Poder anti alergias

El aceite de pescado refuerza el sistema inmune ayudando a evitar los efectos que agentes patógenos que causan alergia en el individuo pueden ocasionar. Además al tener propiedades antiinflamatorias evita la hinchazón de la nariz y permite respirar mejor.

Salud cerebral

El aceite de pescado es muy recomendado para aquellas personas que desean mejorar su salud cerebral para prevenir males como la demencia o el alzhéimer. La ingesta a largo plazo del aceite de pescado ha demostrado que ayuda a lograr un equilibrio en la dopamina y la serotonina, dos de las hormonas que se encargan de regular la actividad cerebral.

Salud ocular

Uno de los beneficios más interesantes del aceite de pescado está relacionado con la salud ocular. Personas que padecen del síndrome del ojo seco o cataratas suelen usarlo para evitar un deterioro mayor del que padecen e incluso para revertir la situación. Ingiriendo aceite de pescado cada día estamos contribuyendo a mantener la salud ocular.

Salud ósea

Está demostrado por numerosos estudios científicos que el aceite de pescado está consiguiendo interesantes resultados en pacientes con problemas relacionados con los huesos, concretamente en pacientes con osteoporosis. La ingesta habitual de aceite de pescado parece estar detrás de la mejora de los huesos revirtiendo incluso el daño causado tiempo atrás por la propia enfermedad.

Previene la ansiedad y la depresión

El aceite de pescado es una sustancia muy rica en ácidos grasos Omega 3, una sustancia que además de prevenir enfermedades neurológicas como el alzhéimer o el párkinson ha demostrado ser muy útil para combatir cuadros clínicos de ansiedad y depresión.

Las personas que llevan un ritmo de vida estresante terminan generando cuadros de ansiedad en los que el insomnio, el nerviosismo y el empeoramiento de las relaciones sociales se convierten en protagonistas. Por fortuna el consumo habitual de suplementos como el aceite de pescado contribuye a eliminar estos síntomas y a recuperar la normalidad. Por ello no es nada extraño que se utilice como complemento a la medicación en este tipo de situaciones.

Estos son algunos de los beneficios más importantes del aceite de pescado, pero sin duda existen muchos más que hacen de este suplemento un elemento fundamental en la dieta de cualquier persona.

Aceite de ballena: beneficios y propiedades

Aunque popularmente es conocido como aceite de ballena, la realidad es que no es más que una especie de cera líquida de colores amarillo brillante o marrón que se obtiene de diversas especies de cetáceos con las ballenas como principales protagonistas.

La extracción de aceite de ballenas pasa necesariamente por la captura y muerte del animal, motivo por el cual a día de hoy es un producto muy escaso debido a la disminución global de las poblaciones de ballenas fruto de décadas de extracciones indiscriminadas.

Propiedades del aceite de ballena

El aceite de ballena cuenta con un número de propiedades realmente abundante y es usado en multitud de sectores diferentes. En cualquier caso las propiedades más conocidas e interesantes del aceite de ballena son las siguientes:

  • Combustible: el aceite de ballena ha sido usado durante mucho tiempo como combustible más importante en las lámparas de cera. Esto es así porque incrementaba de forma notable la duración de las velas haciendo que la cera con la que eran fabricadas fuera más resistente al calor del fuego.
  • Lubricante: el aceite de ballena también ha sido usado como lubricante en el mundo del motor y los ferrocarriles durante el siglo XIX y principios del siglo XX aunque por fortuna su uso en la fabricación de lubricantes decayó rápidamente cuando se descubrieron otras alternativas como el queroseno.
  • Pinturas: el aceite de ballena también se utilizaba en la fabricación de pinturas para dar una mayor densidad al producto debido a la viscosidad que le caracteriza.
  • Alimento: aunque a día de hoy no se consume, durante siglos son muchos los pueblos indígenas que han utilizado el aceite de ballena cocinado como alimento en épocas de hambrunas o de escasez.
  • Fijador de cabello: la cera procedente del aceite de ballena ha sido utilizada en el mundo de la cosmética debido al poder fijador del cabello como alternativa a la gomina u otros sistemas de fijación. Ha tenido una gran repercusión en este mundo porque a diferencia de la gomina ayuda a hidratar el pelo desde la raíz y contribuye a su regeneración. Además solo hace falta una pequeña porción para cubrir todo el cabello.
  • Hidratante de la piel: el aceite de ballena ha sido utilizado en ungüentos y bálsamos como hidratante debido a que contribuye aportando humedad a la piel así como logrando una mayor elasticidad de la misma. Era muy utilizada específicamente para pieles secas o dañadas por trabajos duros o condiciones climatológicas complicadas como el frío intenso.

¿Se sigue usando el aceite de ballena?

En la actualidad es imposible encontrar un establecimiento o negocio que venda al público aceite de ballena. Esto es así por algo muy simple de entender, y es que la caza de ballenas está a día de hoy prohibida en la mayoría de países del mundo y cuando se hace es en contadas ocasiones y para estudios científicos.

A pesar de ello existen países en los que todavía se permite la caza de ballenas porque son consideradas un manjar a nivel culinario, aunque existe una intensa campaña internacional para acabar con estos comportamientos nocivos con estas criaturas.

Además de por la imposibilidad de cazar ballenas, el aceite de ballena tiene sustitutos mucho mejores que se pueden conseguir de forma más económica y sin tener que matar a ninguna ballena. Son muchos los aceites vegetales o procedentes del refinado de petróleo que sustituyen al aceite de ballena en el ámbito alimentario e industrial, algo que sin duda está contribuyendo a que de forma paulatina las poblaciones de ballenas crezcan en los mares y océanos de todo el mundo.