Aceite de limón

El limón es una de las frutas mediterráneas más beneficiosas para la salud y el aceite de limón es una de las formas más interesantes de beneficiarse de sus múltiples propiedades. Es algo que se puede conseguir en casa siguiendo unos pasos muy sencillos prensando la cáscara de los limones y que se puede usar para tratar afecciones muy variadas.

Principales usos del aceite de limón

Como complemento medicinal

El aceite de limón se usa como complemento a tratamientos medicinales para aliviar inflamaciones bucales o en la garganta, dolor en la garganta o incluso dolores de cabeza. También en la amigdalitis.

Piel y cabello

El aceite de limón se puede usar para mejorar el aspecto del cabello o de la piel mezclándolo con los tratamientos que se usen en el día a día, pero también se puede aplicar con ayuda de una gasa directamente sobre la zona a tratar.

En la alimentación

El aceite de limón puede ser habitual en la cocina en recetas de limonadas, postres, salsas, adobos o incluso tartas. Su uso es muy frecuente y existen muchas recetas donde poder utilizarlo.

Como ambientador

El aceite de limón se usa como ambientador mezclado con agua porque deja un olor a cítrico muy intenso y agradable para el hogar. Además actúa como desinfectante del aire gracias a su poder desinfectante consiguiendo así una doble utilidad.

Principales beneficios del aceite de limón

Algunos de los beneficios más interesantes del aceite de limón son los siguientes:

Calmante

El aceite de limón sirve como calmante para la irritación en zonas de nuestro cuerpo como la garganta. Mezclado con miel y agua caliente puede ser altamente efectivo.

Antiinflamatorio

El aceite de limón es un antiinflamatorio natural muy interesante. Tan solo hay que aplicar unas gotas sobre un algodón y presionar en la zona inflamada para calmar la inflamación.

Proporciona energía de forma natural

El aceite de limón es un aliado perfecto contra el cansancio gracias a sus interesantes propiedades. Unas gotas de aceite de limón en agua en ayunas es suficiente para comprobarlo.

Antibacteriano

El aceite de limón es una sustancia con una potente función antibacteriana. Esto hace que sea un producto muy utilizado para combatir infecciones recurrentes sin necesidad de estar tomando antibióticos, como pueden ser las infecciones de orina.

Estimula la circulación sanguínea

El aceite de limón estimula la circulación sanguínea evitando coágulos que puedan causar infartos e incluso úlceras en personas mayores o incapacitadas.

Poder desinfectante

El aceite de limón combate eficazmente los gérmenes tanto en el aire como en cualquier objeto donde se use con otros productos de limpieza. Una utilidad importante en zonas como la cocina o el baño.

Fortalece el cuero cabelludo

El aceite de limón ha demostrado ser de ayuda para fortalecer y activar la circulación del cuero cabelludo. Esto disminuye la caída del cabello. Tan solo hay que aplicar unas gotas en el cabello y dar un masaje durante unos minutos.

Reduce las cicatrices

El aceite de limón aplicado con una compresa o algodón sobre zonas afectadas en la piel por el acné o por heridas evita la formación de cicatrices o ayuda a que éstas sean mucho menos visibles.

¿Cómo se obtiene aceite de limón?

Para conseguir disfrutar de todas las propiedades y beneficios que acabamos de citar tan solo hay que seguir unos sencillos pasos con los que conseguiremos aceite de limón. Para ello necesitaremos los siguientes elementos: limón, aceite de oliva y utensilios de cocina (cazos, tarros, frascos…) y seguir los siguientes pasos:

Paso 1

Pelar los limones quedándonos con la cáscara evitando que la parte interna de la misma tenga mucha parte blanca. Una vez pelados los limones ponemos agua a calentar en un cazo donde introduciremos la cáscara de los limones un par de minutos una vez el agua esté hirviendo. Con ello eliminamos el amargor de la cáscara.

Paso 2

Usamos otro cazo y colocamos un tarro lleno de aceite de oliva hasta la mitad y lo herviremos al baño maría una vez después de que hayamos introducido en el tarro las cáscaras de limón hervidas. Se cierra en ese momento el tarro y se hierve al baño maría durante unas 3 horas, un tiempo fundamental para conseguir el aceite de limón.

Paso 3

Una vez ha pasado el periodo de tiempo de 3 horas tan solo hay que retirar el tarro del fuego y dejarlo en reposo durante un día completo, es decir, 24 horas. Una vez este periodo de tiempo haya transcurrido se abre el tarro y se cuela para introducir el aceite de limón en un recipiente definitivo en el que lo guardaremos para usarlo cuando sea necesario. Se debe conservar en un sitio seco y fresco.

El aceite de limón, un producto con múltiples propiedades que se puede elaborar de forma sencilla desde casa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *