El aceite de lavanda y su función antibacteriana

El aceite de lavanda, un aceite vegetal, cuyo nombre científico es Lavandula Angustifolia se conoce como uno de los aceites más usados en la cosmética. Hay unos tipos de aceites considerados aceites esenciales que son uniones de compuestos sin grasa obtenidos de materias primas vegetales, es decir, plantas. Para ser catalogado como aceite esencial se deben poder destilar en agua por procesos de hidrodestilación o mecánicos.

aceite de lavanda

Uno de los aceites que cumple con todas estas características es el aceite de lavanda. Estos aceites tienen sustancias que producen aroma a las plantas y su uso se extiende a la cosmética, ámbito culinario y farmacias.

Depende del aceite esencial que analicemos podemos encontrar que es beneficioso para unas cosas u otras. Son muchos los laboratorios farmacéuticos los que dictan que son componentes heterogéneos y por tanto variables. Las moléculas pertenecientes al aceite de lavanda han sido analizadas y utilizadas de manera terapéutica. Aparte de este aporte, los aceites esenciales son importantes para la piel, ya que los efectos que tienen en ella son todo ventajas.

Propiedades del aceite de lavanda

Para el pelo

– Al ser un aceite esencial, se utiliza como mascarilla o acondicionador, de manera que el pelo no se seca tanto si se utiliza de manera constante.

– Reduce y ayuda a la desaparición de la caspa: se produce un equilibrio en el pH del cuero cabelludo, que aumenta y hace que se cure la caspa y disminuya el picor.

Disminución en la caída del pelo debido a que el aceite de lavanda hace que el pelo crezca con mayor asiduidad y más sano. Los folículos se endurecen y ayudan a que el pelo no pierda fuerza y se caiga.

Para la piel

– Se utiliza como un antiarrugas, ya que la lavanda hace que la piel se vea más joven y revitalice las arrugas. Así, la piel adquiere firmeza.

– Actúa en contra del trastorno de la piel conocido como acné. El aumento continuo de grasa en la piel que genera el acné, la lavanda es capaz de reducirlo. Debido a esta propiedad de la lavanda los poros de la piel se quedan limpios.

Antiinflamatoria: son muy usadas para luchar contra las bacterias de la piel. Para su correcto uso es importante mezclar este aceite esencial de lavanda con agua y colocarlo donde queremos que haga efecto.

– Hace que nuestra piel se limpie de impurezas. Nuestra dermis está continuamente expuesta a cambios de temperatura y a algo mucho peor, la contaminación. Es por lo que en muchos momentos a lo largo de nuestra vida observamos la piel seca y desnutrida. La lavanda puede hacer que mejore la salud y se vea menos afectada.

Utilidades del aceite de lavanda

Este aceite esencial es apto para su aplicación en la piel sin la necesidad de diluirlo. Es muy recomendable aplicar el aceite en una zona pequeña para ver la reacción y si no ocurre ninguna alergia o contraindicación, se puede empezar a aplicar en grandes cantidades.

– En el caso de las arrugas se pueden añadir algunas gotitas a alguna crema hidratante o con algún otro aceite y ver los resultados.

– Para las migrañas es muy útil el aceite de lavanda haciendo un leve masaje en la sien. Se puede realizar con un pañuelo y este aceite o añadiéndolo a otros aceites, pero lo que es muy importante, es el masaje que se realice para acabar con el dolor.

– Cuando no se puede dormir y se padece de insomnio se puede realizar un espray y echárselo directamente a la cama en la que vayas a dormir.

– Cuando se trata del uso de limpieza de superficies, se puede hacer una mezcla con bicarbonato y después pasar la fregona o aspiradora.

– En el caso de los constipados leves un uso muy común es el de los vapores. Se calienta agua hasta su ebullición y se le añaden unas gotitas para respirarlo después.

Beneficios y funciones

El aceite de lavanda tiene una función antibacteriana muy conocida en el mundo farmacéutico. Es obvio que no tiene los principios ni las características de un químico, pero tiene las propiedades necesarias para combatir virus y bacterias. Puede tratar enfermedades infecciosas de la piel, trastornos de la piel como es el acné, caspa, hongos o verrugas.

Otro beneficio que podemos obtener de este aceite esencial es la función analgésica. Sin necesidad de la ingesta de medicamentos, podemos aliviar dolores leves e inflamaciones con el aceite de lavanda. Actúa de mejor manera en piel, dolores musculares o moratones.

Está dotada de componentes que hacen que tenga efecto de relajación. Ayuda a controlar patrones de nervios o insomnio. Tiene propiedades de sedación.

La lavanda es conocida por acabar con síntomas relacionados con infecciones. También se conoce el aceite de lavanda por tener una función de regeneración muy característica. Si se utiliza de manera continua se observa en la piel una mejora y una limpieza importante.

Algunas recomendaciones

No se calienta bajo ningún concepto. Este aceite no puede superar los 36°C, si así sucediera, los compuestos no harían efecto. Además, el aroma y el color del aceite cambiarían a causa de la oxidación. En el caso de utilizarlo en caliente, se debe echar cuando esté a punto de enfriarse.

Cuando se trate de mezclarlo con agua se deben utilizar componentes para que sea soluble, esto mejorará su utilización.

A la hora de la conservación de los aceites esenciales es importante que no les dé la luz directamente. Una idea para que no se perjudique el contenido del interior es introducirlo en tarros de cristal y almacenarlos para que el sol no incida sobre éstos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *